martes, 22 de mayo de 2007

La Biblioteca... del Amor XD

Gran lugar… si, y no lo digo por lo “bien” q te lo pasas allí estudiando, sino por la cantidad de gente q puedes llegar a conocer a poco q estés allí un par de horas cada día. Ya se que se supone q una debería estar concentrada en sus apuntes y libros pero siempre hay un momento en el que tus neuronas te piden un descanso y ahí es cuando levantas la vista y te distraes con lo único q puedes hacerlo allí: la gente de las mesas contiguas.

Esta esa chica tan organizada con su botella de agua, sus apuntes superordenados y sus rotuladores fluorescentes perfectamente colocados sobre la mesa, el chico q no sabes muy bien q hace allí porque esta con el mp3 puesto y mueve su boli como si estuviera siguiendo el ritmo de la música en vez de estudiar, las dos amigas q han venido juntas a estudiar y q al final es lo q menos hacen porque se pasan el rato charlando por lo bajo (q envidia!!! El próximo día me tengo q venir con Nerea… o mejor no, porque con lo escandalosas q somos cuando nos reímos seguro q nos echan XDD), y ese chico q… no deja de mirarte?? Umm, te giras para ver si lo q pasa es q esta mirando a alguien de detrás pero solo esta la estantería llena de libracos así q como no este intentando atraer uno hasta su mesa con el poder de la mente… Al día siguiente te sientas mas o menos en el mismo sitio de siempre, dependiendo de lo lleno q este (porque ya sabemos q en cuanto se acercan los exámenes se llena mas q los conciertos de Bisbal), y se repite mas o menos el mismo panorama del día anterior, casi la misma gente por la misma zona (y es q parece q cuando pillamos un sitio se convierte en nuestro santuario pre-exámenes y volvemos a él sin pensarlo, como por inercia).

Así un día y otro. Y te das cuenta de que el chico q te mira sigue viniendo, y q sigue sentándose en la misma mesa, y te sigue mirando. Y oye, eso como q te ameniza las horas de estudio, hasta parece q vas con mejor animo. No sabes muy bien porque pero uno de esos días al irte y pasar junto a su mesa le sueltas un “hasta luego” con la mejor de tus sonrisas y él sonríe y te devuelve el saludo.

Al día siguiente llegas y él chico no esta, un poco decepcionada te sientas en tu mesa de siempre, sacas los apuntes y procuras concentrarte, pero no puedes evitar echar una miradita de vez en cuanto por si ha llegado. Después de una hora así, con el sitio habitual del chico ocupado por otra persona y tu nivel de concentración por los suelos, alguien te da un toquecito en el hombro, te giras y… “hola, te importa si me siento aquí??”. Jurr, es él!! Quitas las cosas q tenias esparcidas por ahi para dejarle sitio. Se sienta, se presenta, y tú haces lo propio. Hoy salís antes y os vais a tomar algo a una cafetería cercana, charláis, os reís e intercambiáis números.


Al final va a resultar q la biblioteca es un buen sitio... hasta para ligar!! ;-)

------------------------------------------------------------------------

Vale, suena a tópico, topicazo, pero q le vamos ha hacer… como decía la canción “la vida es así, no la he inventado yo”. Solo me queda decirte q me lo he pasado genial estos dias y q no me olvido de la apuesta jeje XD

2 comentarios:

luciabruja dijo...

Que bien suenan esos ratos de biblioteca contados así... Yo me los perdí por ser mala estudiante.

Como siempre, me ha encantado leerte :)

Pequeña Saltamontes dijo...

Qué bonito.

Es verdad que el amor lo encuentras en donde menos lo imaginas.