lunes, 15 de diciembre de 2008

Sin motivo...

Hay noches que no estas... noches largas. Hay noches que parecen no acabar nunca... porque te extraño.

Mi cuerpo solitario se revuelve entre las sabanas buscando tu calida compañia pero mis pies frios no encuentran los tuyos... y mi alma se inunda, poco a poco, de ganas de tocarte.

Mil caricias que se agolpan en la punta de mis dedos, deseando sentir tu piel contra mi piel.


Y en ese duerme vela febril casi puedo sentir la suave presion de tus labios sobre los mios, tu aroma, tu respiracion en mi cuello, tus susurros en mi oido...

5 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Suenas triste.

Espero que sea algo pasajero y que pronto goces de nuevo de la compañía de tu amor :)

erikiita!! dijo...

me gusta tu blog! de un tiempo aca lo reviso.. lo encontré por casualidad por la canción de timeless queria la letra! pero en fin..! suerte y adelante!

Pilar dijo...

A mi no me suena triste para nada!
Me alegro de que vuelvas a poner cosillas en tu blog.
Conozco estos sentimientos muy bien.Las noches a solas son duras pero miralo por el lado bueno, la cama es para ti sola!! jajaj.
Un beso mi niña

Sara López dijo...

Un relato muy romántico, mezclado con una pizca de nostalgia.
Me ha gustado mucho.
Saludos,
Sara.

Antonio dijo...

ME siento identificado

Eso de llegar a la cama y no tener a nadie con quien abrazarte salvo la almohada (almohada, no te ofendas) es muy duro...


Gracias!